Inicio » Historia Barrios » Pedro Olivares (III): Tiempo libre, fiestas, juegos en los años 40

Pedro Olivares (III): Tiempo libre, fiestas, juegos en los años 40

Continuación de la carta (viene de “2ª parte“)

“Tampoco había agua corriente en la mayoría de las casas del barrio. Había tres fuentes públicas: dos en la carretera y una que era la más visitada, la denominada “Fuente del Tío Hilario” por estar a la puerta de este señor y que al urbanizar la calle y hacer acometidas del agua a las casas, la quitaron. Allí iba medio barrio a por el agua. En el verano había escasez y solo daban el agua dos o tres horas diarias. Y allí formaban cola los diversos cacharros y vasijas para cuando llegaba el agua, ir llenándolos y volver a por otro viaje, si daba tiempo a ello. Era poca el agua que se usaba: mínimo para lavarse la cara, beber y cocinar, y si había consumos extraordinarios se iba al río, en una zona que había manantial directo al Júcar, llamado “La Fuentecillas” que además salía un poco atemperada que servía para lavadero de la ropa durante todo el año y en el verano se convertía en zona de baño público.

Las fiestas, solían ser pocas: los domingos para todos (solo los domingos). Vacaciones, había pocos sectores que las tuvieran reconocidas. Y como fiestas oficiales podemos destacar dos: La Virgen de la Luz (1 de Junio) que se limitaba a ser fiesta sin actos que destacar. Y San Antón (Sanantón), (17 de Enero), que ese si que era fiesta para todos los habitantes del barrio y los que quisieran agregarse del resto de la ciudad. Por la mañana, misa y bendición de los animales. Reparto en la Iglesia de los panecillos del santo y concierto de la Banda de Música Municipal. Por la tarde, seguía la Ermita abierta, para orar al santo y seguir recogiendo los panecillos. Por la noche verbena popular en la calle a la puerta de la Ermita y con bastante afluencia, aunque hiciera frió.

Por supuesto, las Ferias y Fiestas de San Julián, que lo eran para toda la ciudad y que entonces se celebraban del 4 al 9 de septiembre, en la explanada de Sánchez Vera, después estas fiestas se adelantaron a finales de agosto, que resultaba tiempo más turístico y facilitaba la asistencia de propios y extraños. Para la entrada simbólica al recinto ferial, se construía una puerta con tres arcos luminosos, que por cierto, un año por la llegada de una tormenta y fuerte viento, cayó entero al suelo y mató a una niña. Estas fiestas debían ser el día de San Julián, 28 de enero; pero por ser tiempo muy frío desde tiempo inmemorial se venían celebrando en el verano. Relativo a este frío, hay un refrán que dice: “San Julián de enero, que se hiela el agua en el puchero”.

Ahora vamos a hablar de los entretenimientos de los niños en el ambiente de pobreza del barrio. No teníamos algunos juguetes que tenían otros niños de calles y barrios de otros ambientes; pero nosotros teníamos tiempo libre y éramos los dueños de la calle para nuestra esparcimiento.

A la escuela no se iba hasta los seis años cumplidos, en las casas no había ni televisión, ni música; a lo sumo una radio, que por entonces aún no había emisora en Cuenca y no se oía más que Radio Nacional de España, Radio Madrid, Radio Intercontinental, Radio Andorra y los más politizados, la “Pirenaica”, Como las casas eran bastante pequeñas, había que estar en algún sitio, y sobre todo los niños casi todos “a la calle”. Por ello, siempre había niños pequeños en la calle.

Los juegos, eran un buen entretenimiento y exento de gastos. Jugábamos al “escondite” intentarnos encontrar en los escondites; al “hinque” con un clavo y quitándonos la parte de suelo que habíamos macado para cada uno; al “cuadro”, donde poníamos cartones recortados de las cajas de cerillas, y a intentar sacarlos con golpes de una tejo; a bailar la peonza; a los alfileres, tratando en el suelo de remontar el alfiler de contrario, para ganárselo; a los botones, presionando sobre nuestro botón, para sacar el del contrario de una espacio limitado, para quedárnoslos; carreras, para tratar de llegar el primero a un destino prefijado; y algunos más.

En Semana Santa había un juego más complicado de preparar: Con una caja o tablas y dos palos hacer unas andas, poniendo algo encima como santo e imitar una procesión, que llevaban al hombro entre cuatro, acompañada de una lata y un palo, como acompañamiento de música de tambor. Y los que eran más pudientes se compraban una carraca o sacaban la del año anterior, que habían conservado, y acompañaban haciéndola sonar.

En Navidad, también había un juego especial: tocar la zambomba. Para ello se valían de la vejiga de la orina, de la matanza del cerdo, o de la piel de un conejo, de un bote y un palo, y encerándola y templada, se hacía la zambomba, que acompañada de un triángulo metálico, la botella cuarteada de anís y algún instrumento más, se producía la música propia de la Navidad, para divertirse o ir a pedir el aguinaldo a los amigos y vecinos. En cuanto a deportes, no existían estas actividades, y menos en este barrio.

A nivel libre y con alguna pelota que fabricábamos con trapos, se podía hacer un seudo-fútbol. Únicamente en los centros de enseñanza, se practicaba un poco la gimnasia educativa. Las personas mayores se empezaba a jugar al fútbol y algún otro deporte en el campo de deportes de la Fuensanta. Ya se empezaba a gestar la “Unión Balompédica Conquense”.

 Los juguetes de los niños, en este barrio, casi no existían. Alguno solía tener una pelota hecha de trapo, un carro con una caja y una cuerda o un aro que con una horquilla corría por la carretera, en la cuesta de la Fuensanta, pero a veces ocurría que al ser cuesta abajo, corría más, y en más de una ocasión, se embalaba, corría más que el niño y se precipitaba al Jucar ¡¡¡ y… pérdida y desilusión” !!!. Los aros nos los regalaba, si había amistad, una abarquero que había cerca de la Calle del Agua, que deshacía las cubiertas de los coches ya gastadas por el rodaje en el vehículo, para hacer abarcas y le quedaba libre el aro. Alguno tenía una peonza, o un caballo de madera, una cuerda para saltar a la comba, o cualquier otro objeto, que la escasez avivaba ingenio y se usaban las cosas más inverosímiles como herramienta de divertimento.

Otra diversión podía ser ir al cine; pero de tarde en tarde, por su costo. Que además era más caro porque no había competencia. Primero abrió el cine Alegría, mas tarde el Teatro y Cine Xucar. En el verano era más fácil, ya que abrían cines al aire libre con butacas de mimbre y a veces bancos corridos. Empezó el Cine Garcés, otro de la empresa del Alegría, finalmente Las Palmeras, que funcionaba como cine al aire libre y como verbena para baile.

En el verano, la Banda Municipal, con su director el Maestro Calleja, daba conciertos los días festivos al mediodía en el parque de San Julián y allí podíamos ir todos. La propina o paga semanal de los padres para los hijos que después se fue extendiendo, en aquella época y por circunstancias económicas, era casi inexistente. A lo sumo nos daban unas escasas monedas que nos gastábamos por nuestra cuenta. En algunos días festivos, nos daban 20, 30, 40 céntimos o algo más. Que nos gastábamos en dulces o parecido. Recuerdo que alguna vez íbamos a la tienda de “kakito” al otro lado del puente y nos comparábamos un cucurucho de harina de algarrobas. O a una tienda que había en la Plaza de la Trinidad, que vendía unos caramelos a 10 céntimos, que en la envoltura traían una letra interior, y que si juntabas las necesarias para formar la frase “caramelos del enano”, te regalan una bicicleta. La realidad es que nunca conocimos un premiado, ya que había una letra “r”, que nunca salía.

Los padres, se permitían, algunos, ir a echar la partida a la taberna “La Parrala” los festivos o un vaso de vino a la salida del trabajo, ya que en casa la mayoría no conocían el vino. Y de forma familiar, padres e hijos, algunas veces, en el buen tiempo, íbamos a merendar y a ver jugar a los bolos, en el Recreo Peral.

Otras diversiones, aunque mas ofensivas para las personas eran las siguientes: En el barrio de “La Guindalera” situado al pie del Jucar, más abajo, solían vivir gentes aún más pobres que los de San Antón: Alli vivía el apodado “Forragaitas” en unión de una mujer llamada Gabina. También vivía otro Llamado Julián. Para ir a su barrio tenían que pasar por la carretera y debajo del muro de la calle de San Lázaro. En cuanto les veían venir por el puente, los chicos libres al muro, y desde allí a Forragaitas, le cantábamos: “Forragaitas, forragaitas / ya te lo decía yo / que casarte con la Gabina / iba a ser tu perdición”; este al oírlo se enfadaba mucho y además de decirnos mil insultos, daba la vuelta a la calle y venía a cogernos, cosa que nunca lograba. Julián era un hombre bastante tullido y a veces un poco beodo, con dificultad para mantener el equilibrio para andar, y con nuestra maldad, le cantábamos: “Julián, Julián / que te ladeas”, y esto repetido varias veces, este se enfadaba un poco, y nos decía algún insulto; pero era más tolerante.

Existia una camioneta, con las ruedas macizas, transmisión con una cadena bastante gruesa desde el motor al eje trasero y con toldo y unos bancos de asiento dentro; en ella iban todos los días los que trabajaban en los talleres de Obras Públicas, que estaba a unos dos Km. por la carretera de Madrid; eran los únicos trabajadores que no iban andando a su trabajo; como la cadena de transmisión hacía mucho ruido, en cuanto la oíamos, todos al muro para desde allí decir: “Ya viene la camioneta de los gandules”, y gritar: “gandules / gandules/ gandules……”

Anuncios

3 pensamientos en “Pedro Olivares (III): Tiempo libre, fiestas, juegos en los años 40

  1. Pingback: Pedro Olivares (IV): Organismos oficiales, enseñanza. | Memoria Colectiva

  2. El abarquero de los aros estaba en Hermanos Valdés casi esquina la calle del agua y efectivamente regalaba los aros a los chicos como juguete.se llamaba Miguel y era mi abuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s